Saturday, September 24, 2011

Problemas al heredar una vivienda sin liquidez: ¿cómo pago a Hacienda?


Además del daño emocional que supone la pérdida de un ser querido, el golpe puede ser más duro si aceptamos una herencia que lleva consigo unas obligaciones que nos perjudican o al conocer la cifra que debemos pagar a Hacienda para recibir la herencia
Préstamos, avales, hipotecas u otras cargas es lo que debemos vigilar que no vengan de regalo junto a otros bienes o derechos que sí nos interesa recibir. Por ello, más de uno se lleva las manos a la cabeza cuando se entera de la herencia que le han legado.
Otra cosa que hay que tener en cuenta a la hora de aceptar la herencia son los impuestos vinculados, ya que recibir, por ejemplo, un inmueble conlleva hacer el pago a Hacienda del impuesto de sucesiones para poder recibir la vivienda

Evitar dejar también deudas

Uno de los grandes problemas que algunas familias españolas se están encontrando en estos tiempos de crisis es que reciben como herencia una vivienda y poco efectivo. Si añadimos a esto que la familia que está pasando por un momento de escasa liquidez tienen que buscarse las habichuelas para poder pagar a Hacienda y heredar el piso.
Actualmente  muchas personas prefieren donar sus bienes inter vivos y de esta forma ayudar a pagar a los herederos los impuestos, o evitar de esta forma dejar como herencia las deudas a sus hijos.
También existen Sociedades Patrimoniales que permiten ahorrar los gastos fiscales que supone el impuesto de sucesiones, se suele usar esta vía para personas con patrimonios importantes

Tipos de impuestos

En función del momento en que el se entregan los bienes hay dos tipos de impuestos:
  • Impuesto de sucesiones: se entrega la herencia por mortis causa, es decir cuando el donatario fallece. Es un impuesto directo, personal, subjetivo y progresivo que grava los incrementos patrimoniales a título gratuito. El sujeto pasivo son los herederos o legatarios.
  • Impuesto de donaciones: los bienes se entregan inter vivos, es decir, en vida. Se trata, igual que el anterior, de un impuesto directo, personal, subjetivo y progresivo que grava incrementos de patrimonio gratuitas. El sujeto pasivo son los donatarios o los favorecidos.
En el caso de la donación el donatario paga parte del impuesto, por lo tanto entrega el patrimonio neto a sus familiares, facilitándoles la recepción de éste. Si se entrega in mortis causa el problema puede ser que los herederos no tengan dinero para pagar el impuesto a Hacienda.
El tipo de gravamen del impuesto varía en función de la Comunidad Autónoma donde se realiza la donación o sucesión y de la base liquidable que grava.

¿Qué hacer para pagar el impuesto mortis causa?

Si finalmente el donatario decide entregar sus bienes post vita, los herederos deberán pagar a Hacienda el impuesto de sucesiones para poder recibir su legado.
Si la unidad familiar que recibe la herencia dispone de liquidez para pagar el impuesto, no tendrá problemas para hacer frente al gasto y recibir la herencia.
Pero en el caso de una familia cuya situación financiera es delicada y no pueden asumir el pago del impuesto por falta de liquidez y quieren recibir su herencia deben recurrir a una fuente de financiación externa.
Tienen dos alternativas para financiarse:
1.   Hipotecar la vivienda que se va a heredar, si no se tiene una libre de cargas, para poder obtener financiación por el importe al que asciende el pago del impuesto.
2.   Solicitar un préstamo personal que cubra el importe del impuesto, esta opción puede ser más difícil, puesto que si la familia tiene una situación financiera delicada le será difícil encontrar una entidad financiera que le conceda el préstamo.
Al tener la familia una situación financiera delicada le será más difícil que le concedan un préstamo, por ello, lo más factible suele ser hipotecar una vivienda como garantía para lograr la liquidez necesaria.


Fuente: 20minutos.es

No comments:

Post a Comment