Wednesday, July 13, 2011

Actualizar las rentas un 18,5% más o a la calle



Que un casero particular actualice a su gusto las rentas que pagan sus inquilinos al cabo los primeros cinco años de contrato es un trámite legal sin trascendencia. Pero si el propietario del piso es el Estado -la Seguridad Social-, el gestor de las rentas es una empresa pública -la Sociedad Pública del Alquiler (SPA)- y la subida es del 18,5%, en un momento en el que los precios del alquiler cotizan a la baja, la operación adquiere tintes informativos.

Al menos, esto es lo que denuncian 17 familias de Madrid, todas ellas vecinas del número 6 de la calle Mallorca, un inmueble que la Tesorería General de la Seguridad Social puso en alquiler en el año 2006 gracias a un convenio con la Sociedad Pública del Alquiler (SPA), acto político ministerial mediante, canapés y entrega de llaves de plata para los beneficiarios.

Se preguntan por qué la SPA debe guiarse por criterios de mercadoEl pasado 26 de mayo de 2011, "105 familias de todo el Estado recibimos un burofax en el que se nos notificaba la finalización de los contratos y la posibilidad de suscribir uno nuevo si se aceptan los nuevos precios de mercado, sin especificarse cuáles son éstos". El escrito venía firmado por la presidenta de la sociedad, Nieves Huertas. Quince días después, cada inquilino recibió por correo electrónico una carta con las nuevas condiciones: una subida del 18,5% en función de los "nuevos precios de mercado" calculados por la SPA.

Ante el encarecimiento impuesto por la SPA, algunos vecinos han optado por buscar pisos más baratos, otros por aceptar las nuevas condiciones y un tercer grupo aguarda -sin muchas esperanzas- una solución dialogada. En el caso de Marco (nombre ficticio), uno de esos 17 que se resisten a la subida, la renta mensual pasará de los actuales 811,49 euros a 960 euros, 1.800 euros más al año.

La SPA se defiende
La SPA afirma que el contrato ha finalizado o está a punto de finalizar para 89 inquilinos de los más de 144 pisos de la TGSS que gestiona. A cada uno de ellos "se lo hemos comunicado como marca la LAU y les ha informado de la posibilidad de suscribir uno nuevo bajo la nueva renta", afirman en la empresa pública. Además, argumenta, la subida (independiente de las actualizaciones anuales del IPC) sigue dejando las rentas un 36% por debajo de los precios de mercado.

La subida sigue dejando las rentas un 36% por debajo de los precios de mercado, afirma la SPAPara los inquilinos, "la subida es improcedente en los tiempos de crisis económica, en que muchos ciudadanos han perdido su empleo o sufrido recortes salariales" y simplemente piden que se les renueve por otros tantos años en las mismas condiciones.

No se trata de unos pisos cualquiera, sino de inmuebles relativamente grandes, muchos de ellos en el centro de Madrid –Calles Galileo, Mallorca, Fernando El Católico, Escosura o Ciudad de Barcelona-, de una media de 100 metros cuadrados (los hay de 140 metros) y por los que los inquilinos pagaban en 2006 una media de 738 euros.

A pesar de tratarse de viviendas publicas, para acceder a los pisos la SPA no fijó ningún filtro de tipo social. Sólo pidieron que los aspirantes fueran menores de 35 años y unos mínimos económicos que pasaban porque los alquileres no supusieran un tercio de los ingresos de cada familia. Pisos grandes para rentas medias.

¿Rentero o servicio público?
Los vecinos de los inmuebles de la Seguridad Social se preguntan por qué la SPA debe guiarse por criterios de mercado cuando las entidades encargadas de crear una cultura del alquiler deberían predicar con el ejemplo y ofertar precios asequibles. "Somos conscientes de que las consignas para este modelo de gestión del patrimonio público están dentro de la más estricta legalidad. No obstante, creemos que la SPA debería ser un servicio público que permita acceder a una vivienda digna y a precios no especulativos, no sujetos a las oscilaciones del mercado, sino ajustados a la realidad de la actual situación económica mundial", aducen.

"La subida es improcedente en los tiempos de crisis económica, en que muchos ciudadanos han perdido su empleo o sufrido recortes salariales"Por el contrario, la SPA apunta que no se trata de familias desfavorecidas ni excluidas socialmente, por las que el Estado deba bonificar y que si no pueden pagar los precios de mercado que busquen otras viviendas adecuadas a sus rentas, algo a lo que la SPA se ha ofrecido.

En España no existe una estadística oficial de precios de los alquileres. Pero la SPA maneja sus propias tablas de precios basadas en información recogida por sus propios agentes colaboradores para fijar y adecuar sus rentas a los «precios de mercado». La SPA también mantiene un convenio con el portal Idealista.com.

Quizá el error de base fuera ese, conceder las viviendas a familias no desfavorecidas por debajo de precios de mercado. Pero, llegados a este punto, tratándose de viviendas públicas y dado que uno de los objetivos de la SPA es alimentar una cultura de alquiler barato, plantear fuertes subidas debería estar fuera de sus objetivos, en un mercado a la baja, y perseguir que más inquilinos españoles puedan vivir en las condiciones que disfrutan estos vecinos.

Los primeros de la SPA
A los pocos meses de su nacimiento (verano de 2005), la SPA se puso manos a la obra para captar pisos vacíos pertenecientes a la Administración Pública para sacarles rendimiento económico y darle cuerpo a la bolsa de viviendas que empezaba a crear.

Entonces el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social que dirigía Caldera, puso en sus manos 144 viviendas construidas por el Instituto Nacional de Previsión (INP) y las Mutualidades Laborales, que permanecían vacías, y que desde 1978 eran propiedad de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Para la gestión de los alquileres, en 2006 la SPA llegó a un acuerdo con las sociedades Fincas Corral, primero, y a Triángulo Consulting. Ahora, la SPA, que paga un canon a la Tesorería de la Seguridad Social por las viviendas que alquila, quiere actualizar las rentas de unas viviendas que, seguramente, se arrepintió de alquilar tan discrecionalmente desde el minuto siguiente de fotografiarse entregando a los inquilinos aquella llave de plata.


Fuente: El mundo.es

No comments:

Post a Comment