Sunday, April 17, 2011

Vivienda:La Sagra, un mar de pisos baratos para madrileños que nunca se mudaron



La Inmobiliaria Meco, de Illescas (Toledo), tiene más casas en cartera de las que puede vender en los próximos siete años, más de 500. "Aquí podemos elegir las que nos parecen que se pueden comercializar mejor", asegura Jesús Díaz-Meco, su propietario. En su oficina ven el futuro de color de rosa. "Lo malo ya ha pasado. Ahora hay muchas viviendas desocupadas pero se acabarán vendiendo casi todas. Hay una competencia clara con Madrid, pero ganamos en precio y en calidad".

Toledo es la tercera provincia de España con más pisos nuevos a la venta por habitante, por detrás de Alicante y Almería, con casi 40 casas nuevas a la venta por cada 1.000 habitantes, según el Ministerio de Fomento. En los treinta municipios de la comarca de La Sagra se instala una de las mayores concentraciones de pisos y chalés en venta de España, la comarca de 700 kilómetros cuadrados, llana y suavemente ondulada, sólo dista 35 kilómetros de la Puerta del Sol de Madrid (y 10 km de Parla), y aunque los expertos sobre el terreno aseguran que el número de pisos en venta es "incalculable" tras la fiebre constructora desatada hace seis años, su cercanía a la metrópoli podría evitar la decadencia total de la zona.

"Estoy totalmente convencido de que igual que en otras zonas de España hay mucha vivienda que no se va a vender, la zona de La Sagra es una de las primeras que va a resurgir", afirma sin pestañear Jesús Jiménez, franquiciado de Look&Find en Yuncos

La gallega Fadesa, entonces con Manuel Jove al frente, la que a finales de los noventa abrió el baúl de las oportunidades con la urbanización El Señorío de Illescas, justo en el linde regional con Madrid, donde construyó un campo de golf de nueve hoyos.

Hoy los carteles de la inmobiliaria ya están borrosos y la caseta de antaño ha desaparecido. Todo lo demás: hileras de adosados, promociones de pisos de cuatro alturas, muchos de ellos con las persianas bajadas y carteles de 'se vende', son posteriores y la crisis ha dejado a medias muchos proyectos y solares vacíos intercalados.
Y, sin embargo, para los profesionales de la zona, el Señorío no es ni mucho menos similar a otros 'megabarrios' lejanos a las grandes urbes como Valdeluz (Yeles-Guadalajara) o el Quiñón (Seseña-Toledo). "Por aquí pasan los autobuses, hay colegios e iglesias y está ocupado entre un 60% y un 80%", afirman.

30 municipios
Como en Illescas, otras localidades como Yuncos, Yeles, Recas, Numancia de La Sagra, El Viso de San Juan y Seseña acumulan ahora gran parte de ese 'stock', donde los precios han caído hasta un 60%. La comarca está llena de chollos. "Las casas que se están vendiendo más son las de dos y tres dormitorios. Curiosamente, los que más cuesta vender son los estudios y las de un dormitorio", señala Díaz-Meco.
La suya es una de las pocas que resistieron el bajón de las ventas y, ahora, entidades financieras como CajaMadrid recurren a ellas para localizar las casas que les dejaron en pago los promotores arruinados. "Nosotros actuamos de custodio de sus pisos: nos dejan las llaves, les facilitamos toda la información necesaria para la venta. Si las venden ellos por su cuenta también nos llevamos una comisión", afirma Díaz-Meco. La caja madrileña, La Caixa, BBVA e Ibercaja son las entidades financieras que más pisos a la ventan acumulan o, al menos, las que más género exponen en sus portales inmobiliarios.

En una zona donde se produce el 25% de la producción de tejas y ladrillos de España, una industria que "crea 2.000 puestos de trabajo y 10.000 indirectos", el parón económico frenó en seco la llegada de nuevos residentes. "La Sagra esperaba captar población trabajadora de las ciudades dormitorio del sur de Madrid, pues ofrece pisos más grandes y más baratos", explica Valentín Fernández, experto en residencial de la Foro Consultores, que no es tan optimista en cuanto a futuro de los pisos de la zona: "tardarán años en venderse", pronostica
Del piso al chalé... y a la VPO
Del piso al chalé, o al menos eso era la idea, pues la vivienda predominante de la zona es un unifamiliar adosado o pareado de 250 metros de parcela y 180 metros construidos, con 4 dormitorios, salón, dos baños, cocina, garaje y un patio de 70 metros, cuyo precio puede oscilar entre los 140.000 y los 160.000 euros, en función de la cercanía a Madrid o Toledo. "El patio es lo que las hacía más apetecibles", señala Jiménez.
Sin embargo, durante el 'boom' el precio de los unifamiliares habían subido tanto que comenzaron a construirse también viviendas en altura "para que también pudieran instalarse en la zona otros segmentos sociales", explica Díaz-Meco, y son estos bloques de viviendas las que o bien se han reconvertido en protegidas para rebajar su precio o están en manos de la banca esperando una venta que tardará en llegar. En cualquiera de los casos, la gran mayoría de ellas siguen a la venta.

No comments:

Post a Comment