Tuesday, September 14, 2010

Vendida una mansión en La Moraleja por más de 14 millones

Un escalofrío de más de 14 millones de euros ha recorrido recientemente el mercado inmobiliario. En plena crisis, económica en general y del 'ladrillo' en particular, el sector de la vivienda de lujo ha presenciado una operación histórica de casi 2.500 millones de las antiguas pesetas en La Moraleja, la urbanización por excelencia del alto 'standing'. Ambassador, compañía especializada en la transacción de inmuebles exclusivos, ha sido la artífice de tal desorbitada operación detrás del que se encuentra una embajada de un país árabe.

La transacción, de la que informa en exclusiva Su Vivienda -portal inmobiliario de ELMUNDO.es-, representa la venta más importante cerrada jamás en la ciudad de Madrid y entorno y "posiblemente", según apuntan desde Ambassador, en España. La mansión, ya ex propiedad de un conocido empresario español, será la nueva residencia del embajador árabe.

'Cerrar una operación extraordinaria como ésta no es normal nunca, ni en crisis ni durante el boom'"Cerrar una extraordinaria operación como ésta no es normal nunca, ni en crisis ni durante el 'boom'", afirma Óscar Gras, consejero delegado de Ambassador, que recuerda que la anterior venta récord de su empresa estaba en nueve millones que se desembolsaron por un piso de 700 metros cuadrados en el Barrio Salamanca de Madrid. El consejero, consciente de la gran relevancia que tiene tal venta en el sector, destaca que "es un orgullo tremendo poder ofrecer clientes con todo tipo de presupuestos a nuestros propietarios".

Desde capilla a baño de vapor
Y la gran pregunta, ¿qué tiene una casa para valer más de 14 millones de euros? Para empezar, 2.900 metros construidos distribuidos en tres alturas sobre una parcela de dos hectáreas (20.000 metros cuadrados) -totalmente ajardinada-. Además, cuenta con su propio lago, piscina con bungaló y una casa secundaria pensada como residencia de los encargados de velar por la seguridad. [¡Vaya lujo! Vea cómo es una casa de 20 millones de euros]

En su interior, la planta de entrada se reparte en un hall con aseo de invitados, zona de recibo abierta a varios salones, comedor independiente, despacho con baño y sala de reuniones, cocina con comedor de diario y dos habitaciones completas para el servicio. El primer nivel, al que se accede por una escalera balaustrada de mármol y lucernario empotrado de diseño, alberga la suite principal compuesta por dos dormitorios, otros tantos baños, vestidores y terraza con vistas al jardín. A ésta hay que sumar tres habitaciones más en suite con baño incorporado.

Las estancias más excéntricas se encuentran en la planta inferiorPero es en la planta inferior donde se encuentran las estancias más excéntricas de la mansión. Una piscina climatizada con vestuarios, sala de masajes, baño de vapor, gimnasio y un dormitorio más para el servicio además de una capilla conforman su semisótano, que se comunica con el resto de pisos también gracias a un ascensor. Además, a todo esto hay que sumar un garaje con plazas para 10 vehículos.

Seis meses de tira y afloja
Una venta de este calado no se fragua a corto plazo. Gras recalca que han sido seis meses de una "negociación muy dura" que comenzó en 18 millones de euros. Cantidad que ya era tres millones inferior al precio de partida de 21 millones cuando la casa salió al mercado en pleno 'boom' en 2005. El responsable de Ambassador indica que "este margen de rebaja es habitual en este tipo de negociaciones" al igual que el tiempo de la mansión en el escaparate. "La persona que tiene 20 millones para comprar una casa tiene que enamorarse de una y eso es muy complicado".

Durante su medio lustro en venta, sólo ha recibido 17 visitasDurante este medio lustro que ha estado buscando nuevo dueño la casa más cara vendida en Madrid, en su libro de visitas tan sólo aparecen 17 entradas, incluidas las realizadas por mismas personas. Es decir, sólo una decena de potenciales compradores, siendo generosos, habrían tenido el privilegio de disfrutar 'in situ' del inmueble, que en ningún momento ha sido publicitado en internet y del que aún se sigue manteniendo la máxima privacidad, uno de los grandes alicientes que también vende Ambassador a sus clientes. Por ello, la no difusión de imagen alguna de la propiedad.
¿Cómo se pagan más de 14 millones de euros en plena crisis?
En lugar del habitual contrato de arras, esta vez se formalizó un documento más privado entre ambas partes llamado 'contrato de promesa de compraventa'. Como señal del compromiso, la embajada depositó un millón de euros. El resto, se abonó al contado en la firma de la escritura pública con un cheque con fondos del país de origen del nuevo dueño. Como requisito para dar el visto bueno a la operación y a la transferencia, el Ministerio de Exteriores de dicho país árabe –el pagador- exigió ver un vídeo de la casa filmado exclusivamente para este fin.



Fuente: El Mundo.es

No comments:

Post a Comment