Monday, September 20, 2010

Una constructora venderá pisos nuevos a menos de 1.000 euros el metro cuadrado



Una constructora asegura afirma que construirá viviendas de nueva construcción menos de mil euros el metro cuadrado, un precio que consigue eliminando intermediarios en diferentes partes del proceso de venta -suelo, venta final-, y empleando elementos prefabricados industriales en su construcción.

La firmas barcelonesas Equip Claramunt y Engisa preparan la construcción del primer edificio 'Smartliving' -así han bautizado a la nueva empresa que han creado-, a finales del 2010 en Sabadell (Barcelona) y prevé entregar las viviendas en agosto del 2011. La compañía también dispone de otro solar en Terrassa.

Xavier Claramunt, uno de los socios, ha explicado que el proyecto se trata de un bloque de cinco plantas con viviendas que van de los 50 a los 85 metros cuadrados, de una a tres habitaciones, que reutiliza y actualiza sistemas tradicionales en las construcciones como la galería, la estufa de leña, el lavadero, terrazas y balcones.

La empresa basa su modelo de construcción en el uso de elementos prefabricados, especialmente en la fachada, la concentración de instalaciones que permite ganar velocidad de ejecución y facilidad en el mantenimiento, y el uso de sistemas pasivos de aprovechamiento energético (estancias que aprovechan la luz del sol para calentar la vivenda, por ejemplo).

Abaratamiento
Como consecuencia de una reingeniería de los procesos de construcción y la integración de todos los profesionales necesarios en la propia constructora, el precio de venta final se amolda a los límites de esos 1.000 euros por metro cuadrado. Al final, el margen se sitúa en torno al 7%-10% del coste total del proyecto, lejos de los porcentajes alcanzados durante la burbuja inmobiliaria.

En estas condiciones, el coste del suelo no puede superar el 35% del precio final, pero también son necesarios costes contenidos tanto en instalaciones como en estructura. Las viviendas de esta constructora se caracterizan por el uso de estructuras metálicas en las fachadas, pero los interiores disponen de aire acondicionado, paredes interiores de pladur y calidades tradicionales. Fernández reconoce que con los costes del suelo de Barcelona es imposible conseguir precios finales de menos de 1.000 euros por metro cuadrado.

Tecnología, clave
Aseguran que con esta forma de construir se acortan los plazos de construcción gracias a la técnica, y no a imprimir velocidad al proceso. No es nuevo el intento de abaratar la construcción de viviendas, pero ese objetivo choca casi siempre con el precio del suelo, generalmente hasta la mitad de los costes y más, la evolución del coste de los materiales, y el coste financiero de la obra. En ese último influye si la obra se vende sobre plano, si existe financiación externa, si los plazos de ejecución se alargan es exceso, etcétera.

Los creadores de este proyecto, que quiere ser "como el Ikea de la vivienda", según la constructora, sostienen que eliminando intermediarios se abarata sustancialmente el precio del metro cuadrado, y van a demostrar "que es posible comprar un piso nuevo de 85 metros por menos de 90.000 euros"



Fuente: El mundo.es.

No comments:

Post a Comment